You’re under arrest – Un arresto en Amsterdam

Pocas veces en mi vida había visto un arresto en vivo, creo que el momento exacto no llegue a verlo nunca en vivo, hasta que una noche en Amsterdam paseando por uno de los barrios mas populares de la ciudad me toco presenciarlo en exclusiva, en vivo y en directo….

Los canales de noche
Los canales de noche

Un arresto en el barrio rojo de Amsterdam

En marzo del 2014 hicimos un viaje con cuatro amigos, después de recorrer Roma, Londres, Paris y Brujas, el ultimo destino de viaje había llegado, y como íbamos cada vez mas al norte, la ultima ciudad que nos tocaba era la bellisima Amsterdam.

Canales bajo la luz de los faroles
Canales bajo la luz de los faroles

La tarde que llegamos, recuerdo que fuimos a pasear al Voldenpark, con plan de descansar después de mas de 20 dias intensos de recorrer las grandes capitales europeas. Cuando caía la noche en la capital de los países bajos, emprendimos la retirada al hostel donde nos hospedábamos  (Ok, en el medio puede que me haya portado de una manera “políticamente” incorrecta o para decirlo de otro modo, a la “manera holandesa”). La cuestión es que al llegar al hostel, teníamos un pendiente en nuestra primera noche en Amsterdam que era conocer su famoso barrio rojo, así que tres de los cinco, encaramos para el barrio, que por suerte estaba a menos de un kilómetro (aunque en ese estado, juro que pareció bastante mas)…

El barrio rojo de Amsterdam…. bueno, creo que es obvio el negocio que prima que se negocia ahí, pero el segundo negocio (como en otras grandes ciudades del mundo) es el circuito ilegal de venta de drogas (Vale aclarar que en Amsterdam hay varias drogas blandas legalizadas, pero las drogas duras como la cocaína y la heroína son ilegales).

La cuestión es que después de unos cinco… o diez… o tal vez cincuenta minutos caminando por sus callejones, damos una vuelta en una calle en una esquina cerrada que ya estaba alejada del barrio, y vemos a cuatro personas a unos diez metros al lado de un auto, tres que estaban parados, de los cuales dos eran el estereotipo típico de holandeses y el otro era moreno, la cuarta persona era una chica sentada en el piso.

Al ver la escena parecía que estaban charlando amistosamente, y como ya íbamos a volver al hostel y no había otro camino, encaramos por la calle…. Todo sucedió en cuestión de segundos, no se si nuestra aparición repentina apuro las cosas, pero al momento de pasar por al lado, lo que vimos es que uno de los holandeses (vestido de civil) agarraba al moreno, y le decía “You’re under arrest” mientras que el otro le pedía a la chica que se levantara y los acompañaran. Para cuando terminaron de decir las frases con mis amigos estábamos ya terminando de cruzar la calle, y doblamos para perdernos y volver al hostel, lo único que faltaba es perdernos unas horas para salir de testigos en un arresto.

Por lo que imagino, como pasa en muchas ciudades, eran “dealers truchos” (O como quieran decir a la persona que te pulveriza un pastilla blanca y te la vende como si fuese un producto digno de Pablo Escobar). Los dias siguientes en Amsterdam e habrán ofrecido dos o tres veces y en otras ciudades también me paso, pero bueno, se ve que en Amsterdam lo toman muy en serio, y la policía de civil esta muy atenta al movimiento ilegal en la ciudad (¡Ni que hablar con el cuidado de la materia prima en el barrio rojo! Pero esa anécdota se las debo!)

 

Deja un comentario